Home > Noticias > Arlindo Gouveia: “Siempre hay que soñar y creer que se puede alcanzar la gloria”
Gana Gouevia

Arlindo Gouveia: “Siempre hay que soñar y creer que se puede alcanzar la gloria”

Gana Gouevia (PRENSA/IDANZ) El 4 de agosto de 1992, Arlindo Gouevia escribió una de las páginas más gloriosas del deporte venezolano,al ganar la primera medalla de oro para el Taekwondo en los Juegos Olímpicos de Barcelona, aunque en esta oportunidad esta disciplina de las artes marciales fue presentado como deporte de exhibición.

Sin embargo, a este resultado dorado que estremeció al país, el Taekwondo criollo también se traería ese año, una medalla de bronce por intermedio de la guanteña Adriana Carmona para experimentar un intenso crecimiento que no ha cesado a las nuevas generaciones de taekwondistas que tienen como ídolos a Gouevia y a Adriana Carmona, pues, la hija ilustre de Guanta también aportaría otra medalla de bronce a esta especialidad, ya como deporte oficial, en los Juegos Olímpicos de Atenas en el 2004.

1992 fue un año muy difícil para los venezolanos, pues, se estremecían las estructuras y surgieron las asonadas militares en medio de esta crisis, pero allí en España estaban nuestros 36 atletas tratando de dar alegrías y, satisfacciones a nuestro pueblo y mostrar el orgullo patrio en estas latitudes.

El éxito olímpico rondaba a Gouevia, pues, en la categoría de los 54 kilos venía de ganar la medalla de oro en los Juegos Bolivarianos de 1989, dorada en los Juegos Centroamericanos y del Caribe (México, 1990) y presea de oro en los Juegos Panamericanos de La Habana en 1991. Con este historial, el criollo fue invitado por el Comité Olímpico Internacional (COI), para conformar los gladiadores que mostrarían al taekwondo como deporte de exhibición en tierras españolas.

Y así comenzó la historia a la presea dorada: Su primer rival fue el coreano Sing Kyo Seo – uno de los favoritos para ganar el oro en la categoría- y en cuartos de final se impuso al francés Thierry Dedegbe, quien para ese entonces era campeón de Europa y la dorada la ganó 2-1 al imponerse al indonesio Dirk Richard Talumewo para ingresar a la historia de los medallistas olímpicos.

El ahora entrenador de la selección nacional de taewkondo, confiesa que en aquella oportunidad tuvieron que vencer grandes dificultades, comenzando porque se trataba de una especialidad escasamente conocida, pero después que se ganó la medalla, esta disciplina de las artes marciales se comenzó a masificar a fortalecerse en casi todo el país, por lo que ahora hay más taewondistas y la tecnología ha ayudado mucho.

Recuerda igualmente que para ese entonces tampoco gozaban de una amplia base técnica, lo que hoy es una realidad a lo que se le suma el avance de las ciencias médicas aplicadas al deporte, por lo que tuvo que hacer un gran sacrificio y tuvo el pleno respaldo de la delegación venezolana, pues, él siempre creyó en que llegaría el momento en que conquistaría una gran victoria como la que logró alcanzar en Barcelona en 1992.

Por este motivo, a 22 años de ascender al sitial más alto del olimpismo, le predica a los jóvenes deportistas de esta disciplina que sigan entrenando con mística y sacrificio, que crean en ellos, pues, al final siempre habrá un gran resultado, pues, él siempre soñó con ganar esa medalla y por lo tanto hay que seguir soñando y creer que se pueden conquistar estas hazañas.

Arlindo y Tulumewo final  02En el año 2013, Arlindo Gouevia fue exaltado al Salón de la Fama del Tae kwon do Mundial en Nueva Jersey (EEUU). Ostenta el Premio Buen Deportista Ymca otorgado en el 2012 y en el 2009, fue exaltado al Salón de la Fama del Deporte Venezolano. Como entrenador formó parte de equipo que condujo a Venezuela a ganar las medallas de bronce de Adriana Carmona (Atenas 2004) y de Dalia Contreras en Beijing (2008).

Leave a Reply